Pasar al contenido principal

La Fundación

Los años previos a la fundación del pueblo fueron de una gran movilidad social. Por entonces, las tierras del actual casco céntrico del distrito eran atravesadas por las vías del ferrocarril Oeste, el Camino Real, la avenida Rivadavia y la calle De la Tropa (hoy, Avenida Ratti). Esta última arteria era la senda por la que arriaban los animales que luego de sortear el Río de las Conchas en Puente Márquez, cruzarían las vías para dirigirse a los mataderos de Morón y Buenos Aires.

Antes de lo que relata el párrafo anterior, gran parte de estas tierras eran del español Diego Rodríguez Flores quien las recibe como recompensa de servicios prestados a la Corona -bajo el reinado de Fernando VI, en 1754-. Hacia 1805, esos terrenos pasaron a manos de Melchora Romero -su sobrina- y luego de su hijo Francisco Ponce de León -en 1811- y de Manuel Rodríguez Fragio -en 1864, a través de un juicio sucesorio-.

Lo cierto es que para la fundación de Santa Rosa, Rodríguez destinó sesenta y seis manzanas a los dos lados de las vías del Ferrocarril del Oeste, formando un triángulo entre las actuales calles Ratti, Concejal Firpo, Alvear y Santa Rosa - Blas Parera.

El pedido de aprobación para la creación del pueblo fue acompañado por donativos reglamentarios: una manzana de tierras para construir los edificios públicos, dos manzanas para plazas, una parcela para la estación de trenes y varias hectáreas del lado Sur para construir un hogar de ancianos. Por su parte, el acuerdo firmado con la empresa ferroviaria para la creación de la estación, fue presentado como antecedente para solicitar la creación del Pueblo, ante las autoridades provinciales.

De este modo, queda fundado oficialmente, el pueblo de Santa Rosa cuya estación de trenes recibió el nombre “Ituzaingó”, la cual permaneció cerrada porque aún no estaba poblado el lugar. Dos años después, el 4 de enero de 1874, las firmas inmobiliarias Adolfo Bullrich y Francisco de la Serna iniciaron el remate de lotes para el asentamiento de una población estable. La subasta ofrecía como atractivo contar con el servicio de trenes y su estación correspondiente.

La estación fue abierta el 18 de diciembre de 1872, habilitada el 4 de enero de 1873 y finalmente inaugurada por el Rey, exactamente un año después. “Ituzaingó” es el nombre que eligieron las autoridades de la empresa ferroviaria para la estación de trenes y lo hicieron destacando la batalla homónima, ocurrida en Brasil, el 20 de febrero de 1827, donde las fuerzas argentinas obtuvieron un resonante triunfo frente a las imperiales.

De la lectura de la mensura del pueblo de Santa Rosa -documento que está en el Archivo Histórico de la Dirección de Geodesia provincial-, surge que los principales beneficiarios de la operación inmobiliaria fueron Teodoro Mora, Palemón Huergo y Nicolás Avellaneda, integrantes de la sociedad que dos días antes del loteo, adquirió los terrenos comprendidos en la fundación del Pueblo. Por entonces, Nicolás Avellaneda era ministro de Educación y Justicia del gobierno de Domingo Faustino Sarmiento y pocos meses después, fue electo presidente. Por su parte, Palemón Huergo era el presidente del directorio del ferrocarril.

El municipio de Ituazaingó tiene una superficie total de 38.51 kilómetros cuadrados, y cuenta con un zona ecológicamente protegida que es Parque Leloir.